viernes, 16 de noviembre de 2012

Versallesco por fuera, ultra futurista por dentro

Hace unos días, en una de mis maratónicas e interminables caminatas por Paris, sin duda mi ciudad favorita en el planeta, decidí que iba a acercarme hacia Republique, ya que por allí hay una serie de edificios dedicados a la ciencias que me interesaba ver. 

Cuando uno va bajando del barrio de Belleville, que es como una versión parisina de Barcelona mezclada con un Chinatown underground, el cual desemboca en la plaza de Republique, me dirigí hacia una zona de edificios monumentales que están por allí mismo. Entre ellos los mas impresionantes son el antiguo monasterio que hoy en día es el Museo de Arte y Materia, la catedral de en frente, que ni idea como se llama, y otros aledaños del mismo estilo de mediados de siglo XVIII que dan una sensación  de estar caminando por una zona que se quedó en una época muy remota. Pero las apariencias engañan. 

Yo muchas veces le he repetido a la gente que Paris es una ciudad que aparenta ser una capital antigua, con unas personas que aparentan ser muy amargadas, con unas costumbres que aparentan ser muy raras, pero la verdad no es así! Los parisinos son personas super interesantes, la capital es todo menos anticuada y las costumbres de esta sociedad son de lo más agradables e incluso sumamente responsables con los otros y con el medio ambiente.

Dicho esto, ya se podrán imaginar que dentro de esta zona de la que hablo, me encontré con mucho más que fachadas antiguas. Sabiendo más o menos dónde quedaba, me dirigí hacia la entrada de un complejo tecnológico/artístico/educativo llamado "La Gaite Lyrique". Como era de esperarse, La Gaite está instalada en un edificio que por fuera te hace pensar que vas a entrar a una biblioteca románica llenas de curas franciscanos, pero en lo que cruzas la puerta, sientes que mas bien entraste al siglo XXII. El lobby es una estructura blanca, hecha de rombos ordenados aleatorio, con bordes de acero, ubicada al lado de una escalera cuyos escalones de vidrio te llevan al salón de estudio/inspiración. 

A un lado del Lobby están dos entradas hacia el piso de abajo, las cuales están pintadas de unos colores super intensos e iluminadas por unas luces de neón que hipnotizan y te obligan a caminar hacia allá y descubrir que te llevan hacia las galerías inferiores. Una vez que bajas las escaleras, descubres un salón negro, con cuadros hechos de luces de neon verde, donde están colocadas unas pantallas planas en las paredes, las cuales proyectan un juego de video de realidad virtual que te hace sentir como si hubieras entrado en la película Tron. 

Al subir hacia el piso de inspiración, éste es como la versión ultra moderna de una biblioteca. Aquí, en vez de tener millones de libros, encuentras estanterías hechas de acero, que ofrecen las revistas de tecnología y ciencia mas recientes de todo el mundo. Detrás de estas estanterías, hay una serie de computadoras para uso general y un grupo de cubículos hecho de vidrio, cada uno con televisor de plasma y una consola de última generación, ofreciendo juegos de videos para quienes deseen recrearse. Todo esto GRATIS! Para el ciudadano francés. Todo para promover la tecnología, el pensamiento de avanzada y la calidad de vida. 

Es indiscutible que el socialismo francés esta haciendo las cosas bien. Porque las caras de felicidad de todos los francesitos que estaban jugando, leyendo revistas, viendo exposiciones de arte tecnológico y estudiando para sus entregas de feria de ciencia eran estupendas. 

Sin duda que esta es una muestra de lo que significa preservar la cultura, honrar la historia, pero nunca quedarse estancado en el pasado. Claramente este apoyo a la evolución, creación, inspiración y estudio de la tecnología es lo que mantiene a Francia como uno de los países mas vanguardistas a nivel científico, pero lo que si es impresionante, es la forma tan original como esta gente hace converger lo artístico con científico y lo educativo con lo divertido. 

En conclusión, sendo descubrimiento La Gaite Lyrique. 

Fuerte aplauso para el gobierno del Marie de Paris. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada