jueves, 8 de noviembre de 2012

La cara Trendy de Berlin

-->
Después de haber tenido la introducción a la majestuosa historia de Berlin de la mano de nuestra Punketa Amy, ya era hora de que nos quitáramos la careta, ya era hora de ir mas allá de las rutas conejas de turistas gringos, y nos lanzáramos a descubrir por que los berlineses son conocidos mundialmente por ser los reyes de la movida de música electrónica y la cultura Underground.

Como ya Amy nos había dicho, ella y sus panitas punketos estarían al día siguiente ofreciendo un tour alternativo. Y como era de esperarse, ni Mikey ni yo nos lo íbamos a pelar, así que bien obedientes nos aparecimos en la entrada del Metro de Oranienburger Tor a la hora que nos dijeron.

Para nuestra grata sorpresa, cuando llegamos al sitio habían como 20 punketos reunidos en esa esquina, unos listos para recibir el tour, y muy probablemente llamar a sus familias después del tour para decirles que se quedaban en Berlin, y además estaban los otros 5 punketos que eran los encargados de organizarlo. Luego de que se hiciera la separación por idioma, descubrimos que el de español no podría salir porque eran muy pocos, asi que decidimos dejar a Amy y hacerles un favor a los de habla hispana y unirnos a su grupo para que se diera el tour.

La guía nueva era una Gallega ultra marimacha, con una pinta medio militar izquierdosa, que hablaba mas que yo (se los juro) y era tan acelerada que de repente se perdía en los cuentos que nos iba echando. No se si sería porque ya tenía medio cerebro quemado de pincharse o meterse pepas en Berlin, o porque sencillamente quería abarcar mas información de la que podía. Lo que si es cierto es que la gallega tenia un sentido del humor y una forma de expresarse dignas de película de Almodovar. Mikey se reía cada 3 palabras que decía. Obviamente de las 3 palabras 1 y media eran una obscenidad. Pero ciertamente era divertida la tipa, y además que pegaba perfecto con las destinaciones cutre/cool que nos llevaba.

Primero nos llevo a las super conocidas invasiones. Las cuales son casas que la gente ocupo cuando cayo el muro de Berlin, que quedaron a disposición de cualquiera, ya que la gente salió huyendo al lado capitalista y como decía la gallega les “valía madre dejar todo atrás”.  Ahora pertenecen a los invasores, quienes resulta que son tan normales como tu o como yo. Los alemanes hasta para invadir son lógicos, se pusieron de acuerdo con el estado y arreglaron las propiedades a cambio de los títulos. Obviamente que hay algunas que son burda de hippie, o parecen un nido de Junkies, pero la mayoría no son mas que casas de gente muy cool.

Luego de dar unas vueltas por esa zona “trendy” de Mitte, y ver un sinnúmero de artes urbanos geniales (graffities, stencils, pegatinas, etc), que hacen del graffiti una obra maestra y una expresión cultural excelente, nos fuimos a donde realmente se bate el cobre, porque, según la gallega y los berlineses cool, lo que vimos de Mitte es una ofensa a la cultura alternativa, ya que el gobierno se ha encargado de limpiarlo mucho y de traer tiendas demasiados comerciales que no pegan con la movida.

A ritmo apurado y  sin parar de hablar y reírnos, nos montamos en el metro para irnos a Kreuzberg. El barrio realmente alternativo de Berlin. Aquí si es que esta la rumba, aquí si es que esta el arte urbano, aquí si es que están las tiendas cool y la gente que lleva la batuta en el movimiento alternativo, no solo de Europa, sino del mundo.

Kreuzberg es un suburbio de Berlin, así como lo es Brooklyn a Manhattan. Pero el nivel de diversidad multicultural, apertura mental y libertad de expresión creativa de estos, se lleva por delante cualquier otro que haya uno visto en la tierra. Obviamente, ahí es donde vivía la gallega, así que nos indicó donde es que estaban los bares mas impresionantes, las discotecas más “acaba trapos”, los skate park más underground y las tiendas mas interesantes.

Luego de toda esta información, nuestra gallega punketa nos señalizó el “East Side Gallery”, el cual es un kilometro y medio de lo que queda del muro de Berlin, del que convirtieron en una obra de arte para la humanidad, luego que le dieran a 101 artistas reconocidos de diferentes nacionalidades, para que expresaran sus ideas y plasmaran en este pedazo una imagen en memoria de lo que para ellos significaba la caída del muro.

Como ya era tarde, tuvimos que decir adiós a la Gallega. No nos faltaban ganas de invitarla a rumbear. Pero por decencia, y quizás un poco de prudencia, decidimos que era mejor descubrir la rumba por nosotros mismos y entregarnos a la suerte de lo que decidiera hacer Berlin de nosotros. Y así lo hicimos!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada