lunes, 15 de octubre de 2012

La ausencia de tema de inspiracion

Hoy por primera vez me pasa que me he sentado con ganas de escribir, pero no tengo ni la menor idea de lo que podría escribir. 

Hace un par de horas pensé que iba a escribir sobre las conversaciones random de los ascensores, pero luego me desvié hacia la lluvia torrencial que ha caído durante todo el día, ya que por un momento me puse a pensar en las posibles y tan diferentes apreciaciones y consecuencias que ella podría tener dependiendo de cada persona en nuestra ciudad. Si uno lo piensa bien, los espectaculares rallos que caen allá en la montana de Petare, no deben ser precisamente divertidos para esa persona que tiene medio rancho guindando desde el precipicio.

Pero luego de escribir unas cuantas lineas mas sobre la lluvia, la señora rancho, el motorizado debajo del puente y el muchachito subiendo el cerro, me pareció medio patético y bolivariano entrar en esa nota, por lo que deje de escribir y me fui a dar una vuelta con un amigo para ver si se me ocurría algo menos patético. 

Pues di mi vuelta, y luego de 1 hora de hablar "paja" me senté a escribir de nuevo y nada. Evidentemente la conversación no fue como muy profunda, porque después 60min hablando con alguien, uno debería tener así sea un chismesito divertido del que escribir. 

Es difícil toparse con estas situaciones donde no sabes de que escribir, pero lo mas interesante es que aun cuando no tenia ni idea de lo que iba a escribir, no podía concentrarme en lo que estaba viendo en la televisión, porque seguía pensando en que quería escribir.  Así que luego de darle y darle a la cabeza sin llegar a un tema suficientemente emocionante de contar, se me ocurrió que si tantas ganas tenia de abrir la computadora y sentarme a echar un cuento, pues por que no abrirla y echar el cuento de mi primera experiencia de frustración para encontrar un tema de escritura. 

Y ahora que ya llevo varios párrafos escribiendo compulsivamente, y aun así no estoy muy segura de donde iré a parar, es que me doy cuenta que esto exactamente es lo deben hacer todo el tiempo los escritores de Los Simpsons. Si uno se detiene a analizar las tramas de los capítulos de esa serie te das cuenta de la forma tan bizarra como cada uno de los episodios empieza con una historia y termina en algo que no totalmente inesperado.

La verdad es que no se si me acabo de lanzar toda esta teoría para sentirme mejor con el hecho de que no tenia la menor idea de lo que iba a escribir. Quizás lo hice para auto engañarme de que algún día podre escribir algo mas serio que este blog, y que hasta los grandes escritores pasan por estas ausencias de inspiración, pero lo que si es seguro es que a final de cuentas termine escribiendo mucho mas de lo que me imagine al principio y sacie esta necesidad impulsiva de plasmar en palabras los infinitos cuentos que cada día inundan mi cabeza.

1 comentario: