lunes, 8 de octubre de 2012

Al principio duele, pero no es tan malo como parece

Si mal no recuerdo, en mi post sobre el Avila culmine diciendo que esperaba no tener que salir corriendo al cerro a sudar la tristeza y la desolación de la derrota electoral.

Afortunadamente, el Avila siempre esta ahí con los brazos abiertos y me recibió fielmente cuando mas lo necesite!. Si, AFORTUNADAMENTE es la palabra que debo usar. Por un momento pensé en escribir que LAMENTABLEMENTE tuve que ir, pero no tiene mucho sentido ponerme a escribir, y usar mi tiempo y el de ustedes, en seguir lamentándome por la derrota. Si es cierto que no me siento muy contenta con el resultado (y para el que me conoce, sabe que perder no es precisamente algo que me tome muy bien), pero esta vez prefiero verle el lado positivo a la cosa.

Por ahí en mi celular tengo escrito un quote muy bonito, que creo que es de Buda, donde dice: "Cuida tus pensamientos  porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se volverán actos" Y ya que ando en una de meditación, budismo, ser feliz, bla bla bla, creo que lo mas lógico es que uno ponga en practica lo que lee y aprende. Por eso he decidido cuidar mi palabra, y utilizar mi escritura para demostrar cómo es que de una situación tan potencialmente (si así uno lo decide) dolorosa y patética, también existe un lado muy positivo y esperanzador.

En ninguna elección en la que había participado, las cuales son muchas mas de las que debería, de no ser por la payaseria de Chavez), había considerado o creído genuinamente que iba a ganarle al chavismo. Pero esta vez era diferente. Esta vez si me lo creí. Me lo creí porque nunca antes, en toda mi memoria de 27 anos, yo había visto un sentimiento de unidad y desapego a la necesidad individual de figurar en nuestro lideres como esta.

Yo, desde hace unos anos para acá, he tenido una teoría de que Venezuela se merece a Chavez, entre otras cosas, para enseñarnos como sociedad que quien gobierna no debe ser una persona. Quien gobierna debe ser un grupo de gente que alinea sus esfuerzos y representa a toda la sociedad con la única intención de asegurar el bienestar máximo de los seres que habitan (incluyendo animales y flora) nuestro territorio nacional.Y coloco única en negritas porque quien decide ejercer la administración publica, debe hacerlo no por su interés personal de figurar o enriquecerse, sino por la única intención de asegurar lo mejor para el interés del colectivo.

Considerando esto, al ver un sentimiento de unidad hacia un proyecto y una actitud tan desapegada de todo tipo de protagonismo individual, no me quedaba otra cosa que creerme que había llegado el momento. Que había llegado el momento en que Venezuela había aprendido la lección, y no hacia falta seguir castigado por nuestra renuencia a aprender. Pero no fue así. No nos quitaron el castigo, pero lo aprendido, así como lo bailado, no nos lo quita nadie.

Todos esos mensajes de patriotismo que leí ayer en Twitter y Facebook, todas esas sonrisas de esperanza al ver a Henriquito (como le dice mi mama) convocar multitudes, toda esa unidad social, política y económica que vivió Venezuela durante esta campana electoral, son muestras claras de que la lección esta casi aprendida.

Y que aun así no nos quitaron el castigo? Bueno, eso es porque, como en todas partes, siempre están lo mas bruticos del salón. Esos que les cuesta mas aprender a leer,  que bajan el promedio de los mas inteligentes y disciplinados y que impiden que el resto se gane el viaje de fin de ano por haber pasado todas las materias. Pero si nos ponemos a pensar, yo no creo que ninguno de nosotros llegamos a odiar a los bruticos del salón. Yo creo que nadie dejo de ser amigo de los bruticos del salón porque bajaron el promedio o porque nos extendieron un castigo. Y así como de niños nunca fuimos capaces de eso, creo que tampoco debemos dejar de ser amigos y de seguir intentando, ahora mas que nunca,  que esos amiguitos menos dotados de inteligencia, aprendan la lección y nos permitan que todos juntos, mas pronto que tarde, podamos librarnos de este castigo y,, de una vez por todas, salir a jugar a que somos un pais en camino al PROGRESO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada